Cuando calle mi voz espero que mis versos sigan hablando por mí. No deseo morir dejando en el vacío la huella del silencio. Quiero seguir cantando a la natura y embriagarme desde donde esté con el ritmo y la cadencia de la rima sonora que me inspiró en mis horas volcánicas, febriles, en mis momentos íntimos preñados de luces y colores. Cuando calle mi voz, quiero que no se opaque su sonido, que siga plasmada en la justificación de mis acciones y logros, que cabalgue en el espacio, pululando la alegría de tiempos idos!.

Bienvenid@s

10/09/2012

Noche de luna


Noche de luna llena, noche de mar en calma
 Noche  triste que desgarra mi alma
Suenan guitarras  y rosas acariciando mis ganas
noche de luna llena que asoma a mi ventana
esperando al calor  de la mañana
Noche que brilla triste al ver a otra en su mirada
Noche de luna llena que me roba la calma
dejándome sin alma
ángel o demonio que ocupa sus días
dandome una puñalada haciendo grande mi agonía
Noche de luna triste
 de versos muertos y almas vacías 
puñaladas de rosas frias 
clavadas en el corazon de una flor marchita 
Noche de luna llena.





4 comentarios:

  1. Me ha encantado esta Poesía llena, como la Luna, de penumbras y Tristezas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tristeza y dolor en noche de luna, cuanta nostalgia poeta, me llegan al fondo de mi alma tus poemas,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La luna llena se presta tanto al amor como a la tristeza y la nostalgia, su influencia es variopinta. Un bello poema.
    Perdona que tarde tanto en visitarte, pero llevo tres blog al mismo tiempo y me faltan horas. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Noches repletas de claros sentimientos son los que se vislumbran tra sus letras...

    fue un placer leerla

    un abrazo

    ResponderEliminar

lunnagris.2000@gmail.com
Rosas Negras!!!

Admira lo que esta frente a ti,
No es un cementerio, no,
Es un exuberante jardín donde las rosas
Son regadas por el sereno de la noche
Y su perfume es el sutil pero penetrante
Aroma de los desengaños de la vida,
El abono de la tierra donde nacen y crecen
Son las palabras de rechazo que resultan hirientes,
Porque cuanto menos amores son correspondidos
Más bellas se vuelven las rosas